William Johnson El Trabajador Que Posa Sobre La Viga En El Rascacielos De Nueva York

Historia Quimérica De William Johnson

historia de william johnson trabajador de nueva york

historia de william johnson trabajador de nueva york


Descubre la historia que se oculta detrás del Trabajador Que Posa Sobre La Viga En El Rascacielos De Nueva York En 1932 William Johnson

 

A principios del siglo XIX en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, se iniciaba la construcción de los enormes rascacielos, estructuras gigantescas, con la que esta gran ciudad, se posicionaba en la historia como la primera en contar con este tipo de construcciones.

 

Los trabajadores que participaron en estas enormes construcciones fueron hombres con nervios de acero, para la época no se contaba con la cultura ni las normas de seguridad que hay en la actualidad.

 

Estas personas tenían que trabajar sin ningún tipo de elementos de seguridad que garantizaran su integridad física.

A cientos de metros de altura exponían su vida en cada segundo, a cada minuto, cada hora, día a día, durante meses y hasta años en que tardaban en construirse estos rascacielos y demás edificios.

 

Todo comenzó en un poblado de Middle River, cerca del año 1914, en la ciudad de Baltimore, donde vivía un chico llamado William Johnson de 7 años, este desde pequeño trabajaba como leñador junto a su padre a orillas de un astillero de Middle River.

También ayudaba en tareas de mantenimiento a los trenes y a las vías férreas, durante los fines de semana en su pequeño poblado, solo con el fin de llevar más dinero a su casa y así poder ayudar a su familia, asi emigró a sus 22 años a la Ciudad de Nueva York.

William empezaba la jornada laboral a las 7 de la mañana, tenía que Caminar sobre el ancho de las vigas de aproximadamente 30cm a 40cm de ancho, él y el resto de trabajadores, se volvían prácticamente en los mejores equilibristas.

Sin duda era un trabajo sumamente peligroso no usaban cuerdas de seguridad ni tampoco algún tipo de arnés para asegurar su cuerpo, tampoco ninguna protección como los cascos de ahora, lamentablemente muchos de sus compañeros perdieron sus vidas, al resbalar de alguna de las vigas, les esperaba una caída de cientos de metros en los que no había oportunidad alguna de sobrevivir.

 

El primer error era el último en sus vidas.

Esto se volvió en algo común entre los trabajadores, realizaban las tareas de desayuno en las alturas, como se puede observar en esta histórica foto del almuerzo en el rascacielos del Empire State y el Rockefeller Center.

El joven William Johnson, posteriormente formaría una familia y tendría sus propios hijos, mismos a la que les inculcaría los mismos valores que a William le inculco su padre.

Valores como;

-El trabajo duro a temprana edad, -A saber ganarse la vida de forma honrada, - A no robar y respetar a sus mayores, sin duda excelentes valores.

 

Sin embargo… El padre de William y el padre de su padre…

 FALLARON

Pasaron por alto una valiosa lección que enseñar a sus hijos.

 

El abuelo de William, así como su padre y ahora el mismo William, cometían el mismo error, generación, tras generación.

 

Todos estos hombres habían trabajado para otros.

Ellos nunca emprendieron un negocio, pasaron toda su vida trabajando para los demás. Incluso arriesgando su propia vida en trabajos donde el riesgo no era alto, ¡era extremo!

 

Así se incrementaban las posibilidades de que los hijos de William repitieran el mismo patrón de conducta de su padre.


ESTA HISTORIA NOS ENSEÑA A EMPRENDER A UNA EDAD TEMPRANA

POR CIERTO SI TE GUSTARÍA APRENDER DE NEGOCIOS E INVERSIONES TE INVITAMOS A QUE TOMES NUESTRO CURSO GRATIS DE INVERSIONES !AHORA!